Moliendo café (3)

¡Ay, que hace dos meses que no os cuento nada y estaréis con las carnes abiertas por conocer el desenlace (en el supuesto de que quede alguien leyendo esto, claro, que con la actividad que tiene últimamente…)!

A los dos días de la última entrada nos dijeron Mañana viene el Sr. Starbucks, así que el señor Marcilla terminó de recoger las tacitas que le quedaban, esperó a que llegara el nuevo para indicarle dónde están guardados los filtros del café e hizo un magistral mutis por el foro, con una amplia sonrisa que lo mismo podía ser de alegría porque al fin se libraba de nosotros o maléfica por el marrón (marrón café solo) con el que se quedaba el nuevo dueño del cafetal.

En fin, que aquí estamos, dos meses y algo después. Han cambiado algunas cosas en el cafetal. Por ejemplo, ahora hay más corrientes de aire porque las puertas siempre están abiertas. También hay menos intermediarios, o, en verdad hay los mismos, pero no son muros infranqueables. Nos hemos dado a la vida más tecnológica y, ¡albricias!, el nuevo equipo cafeteril sabe hacer alguna cosa más con un ordenador que dar click y doble click..

Seguimos haciendo las mismas horas que un cuco en un reloj suizo, pero ahora, además de contar cápsulas, las pintamos de colores… ¡Pero si hasta hubo un día en que se nos llenó el cafetal de perretes (de los de verdad)!

Dos meses han dado para esto y alguna cosa más. Os seguiré contando entre frappuccino® y frappuccino® …

 

Trackback URL

,

No Comments on "Moliendo café (3)"

Hi Stranger, leave a comment:

ALLOWED XHTML TAGS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribe to Comments